Italia, sede del segundo mundial de la historia

logoItalia1934Bajo el yugo del régimen fascista de Mussolini, Italia organizó el que fuese el segundo mundial de la historia en 1934. Suponía, aparentemente, un mar de tranquilidad para los ciudadanos italianos, pero una fuerte presión para sus jugadores quienes estaban casi que obligados a llevarse el trofeo. Participaron 16 selecciones, de las cuales 12 pertenecían al continente Europeo, tres del continente americano y sorprendía la intervención de Egipto. Uruguay que se había coronado campeón cuatro años atrás, decidió no hacer parte de la justa deportiva por dos razones principales: estaba en total desacuerdo con el sistema fascista impuesto en el país y, adicionalmente, por el boicot a la que fue sometida cuando precisamente tuvo la responsabilidad de materializar el evento deportivo en 1930.

Selecciones que acudieron a Italia 1934
Alemania España Países Bajos Argentina
Austria Francia Rumania Brasil
Bélgica Hungría Suecia Estados Unidos
Checoslovaquia Italia Suiza Egipto

En la ronda de octavos de final se enfrentaron Italia y Estados Unidos. El local no tuvo problema en deshacerse de los norteamericanos a quienes golearon por 7-1 en Roma. Por su parte, España venció a Brasil por 3-1 con dos goles de Langara e Iraragorri. En la otra llave, Austria derrotó por 3-2 a Francia en encuentro que terminó empatado 1-1 en los 90 minutos reglamentarios, en tiempo extra los austriacos dejaron en el camino a los franceses. Hungría goleó 4-2 a Egipto, Checoslovaquia en reñido encuentro venció a Rumania, Suiza salió victoriosa en duelo ante Holanda por 3-2, Alemania vapuleó a su similar de Bélgica por marcador de 5-2 y finalmente, Suecia se encargó de truncar las aspiraciones de Argentina de alcanzar el tiquete a la siguiente fase al imponerse por 3-2.

En fase de cuartos, el encuentro más conmemorativo lo protagonizaron los italianos y españoles. Dado que el cotejo finalizó 1-1, ambos equipos tuvieron que enfrentarse en un partido de desempate que se disputó al siguiente día. En ese entonces, las reglas por parte de la FIFA no estaban del todo claras e Italia aprovechó la coyuntura. España se presentó sin siete titulares aduciendo el cansancio del partido anterior, mientras que en La Azzurra se ausentaron cuatro jugadores que habían arrancado en la primera disputa. Giusseppe Meazza puso la tabla a favor del local por 1-0.

Por su lado, Austria, Alemania y Checoslovaquia garantizaron su pase a la semifinal al derrotar a Hungría, Suecia y Suiza respectivamente. La semifinal, jugada el 3 de Junio, enfrentó a italianos vs austriacos y alemanes vs checos. Como era de esperarse, Italia con su triunfo por la mínima diferencia, avanzó a la final y un triplete de quien fuera el goleador del torneo, el checo Nejedly, selló la clasificación de Checoslovaquia a la final.

Roma se preparaba para ser testigo de lo que podría representar la vida o muerte de los jugadores italianos. La final estuvo reñida y la misma se definió en tiempo extra dado el empate 1-1 en tiempo reglamentario. Schiavio fue el hombre que desató la alegría de un pueblo congregado en el Estadio Nacional del Partido Nacional Fascista de Roma, al anotar el gol que desempató el cotejo y que representó tal vez un oasis de alegría para los italianos ante las barbaries cometidas por Mussolini.

FestejoItalia1934

Datos interesantes

  • Dos encuentros quedaron empatados 1-1 lo que obligó jugar, para el caso de los enfrentamientos entre Austria vs Francia por los octavos de final e Italia vs Checoslovaquia en la final, tiempo extra. Italia empató con España 1-1, sin embargo, disputaron al siguiente día el partido de desempate.
  • El checo Nejedly fue el máximo anotador del torneo con cinco dianas conseguidas.
  • Los jugadores Schiavio(Italia), Edmund Conen(Alemania) y Nejedly(Checoslovaquia) fueron los únicos que anotaron tripleta en el mundial.
Anuncios

Cuando Francia se coronó campeón del mundo en casa

20140205_CoronacionZidaneLlegaba el mundial de 1998 jugado en el país cuya capital es apodada la Ciudad Luz. Después de la coronación como campeón del mundo en Estados Unidos 1994, Brasil buscaba el bicampeonato en Francia 98. Con la participación de 32 selecciones por primera vez en la historia de los mundiales, los locales querían sorprender y dar el impensado batacazo en aquella edición. Por supuesto que equipo había, una zona defensiva compuesta por Desailly, Thuram, Lizarazu, un medio campo que contaba con un par de pulmones extras representados en las figuras de Emmanuel Petit y Deschamps, y más arriba la magia de Zinedine Zidane quien consiguió el año del mundial, de su mundial, el Balón de Oro y en la delantera despuntaba el joven Thierry Henry.

Invictos en la primera fase del mundial donde doblegaron a Sudáfrica, Arabia Saudita y Dinamarca, terminaron con puntaje ideal y además, se conviritó en la selección con más goles anotados en la primera ronda con un total de nueve dianas. Paraguay fue el escollo en octavos de final y fue un gol de Blanc en el minuto 113 del segundo tiempo extra que desequilibró la balanza a favor del cuadro galo.

Sin favoritismo, afrontaba Francia su partido ante la Italia de Cesare Maldini el tiquete a Semifinales. Un partido rácano, con marcador 0-0 al finalizar el tiempo reglamentario y extra, el cotejo se definió por penalties y clasificó el cuadro dirigido por Aime Jacquet.

Croacia era el último obstáculo para alcanzar la final. Un partido vibrante en el que Francia arrancó perdiendo ante la sorprendente Croacia que se puso arriba en el marcador con gol de Davor Suker, supuso en aquella noche en el estadio Saint Denis aquél ocho de Julio, una total efemérides encabezada por el defensa Thuram quien, con sus dos goles, selló el triunfo de Les Blues.

Francia en la final y su rival era Brasil. Lucía complicado, difícil y más porque Brasil tiene esa mística inherente, propia, para jugar esta clase de torneos, sin embargo, la esencia, el carácter, la magia, fantasía, las pinceladas al balón y el manejo de juego por parte de Zidane, recreó una obra de arte que aún es recordada por aquellos que presenciaron ese 12 de Julio en Saint Denis, la coronación intachable, magistral, impecable de una Francia que categóricamente venció a Brasil por marcador de 3-0. París jamás olvida la contundencia con la que su selección doblegó a la canarinha en una final donde las apuestas daban por ganador al equipo de Zagallo.

Brasil, selección a vencer en Brasil 2014

20140130_SeleccionBrasil

Brasil, la única selección campeona del mundo en cinco ocasiones, será este año anfitriona de una edición mundialista, como lo fue en 1950. Clasificada por ser sede de la vigésima copa del mundo a disputarse entre Junio y Julio, apunta a ser inequívocamente como una de las selecciones favoritas, al igual que España, en levantar la copa bañada en Oro otorgada al campeón del mundo.

Brasil, es por hoy, la única selección que ha estado en todos los mundiales de fútbol disputados desde 1930 y en cada uno de ellos siempre han destacado grandes jugadores en todas sus líneas. Pareciera ser que ese semillero de derrochadores de buen fútbol no acabara y perdurara con el paso del tiempo.

Cuando obtuvieron su primera copa del mundo en Suecia 1958, la figura de Garrincha, Zagallo, Vavá, José Altafini y la del joven Pelé quien con 17 años tal vez no imaginaba escribir una historia propia y colectiva para la verdeamarelha, imponían su poderío ofensivo y  con un contundente 5-2 ante la selección anfitriona, se llevó a casa su primera copa. Cuatro años más tarde, Brasil demostró en Chile 1962 una superioridad futbolística única que le permitió nuevamente levantar la copa. Vavá, Pelé, Garrincha, Zagallo,  desparramaron esa furia ofensiva que resultó letal para un mundial con poco brillo y caracterizado por hechos de violencia suscitado en varios encuentros. Transcurrieron ocho años y fue en México 1970 que Brasil nuevamente conquistaría su tercer mundial. Tal vez con uno de los mejores medio campo de la historia del fútbol, Clodoaldo, Tostao, Gerson, Rivelino y una delantera de lujo conformada por Pelé, quien por cierto levantaría su última copa del mundo, y un auténtico rompe cinturas como Jairzinho, destrozaron en aquella final en el Estadio Azteca, a una Italia que poco y nada pudo hacer para detener la vehemente ofensiva de los dirigidos por Zagallo.

Pasaron 24 años para que nuevamente Brasil se coronara campeona del mundo. Estados Unidos 1994 fue la sede y testigo de aquél mundial y se repitió la final jugada en México 1970. Los ingredientes eran distinto, una dupla que deslumbró a los aficionados conformada por Romario y Bebeto, un mediocampo contundente tanto a nivel defensivo y ofensivo, Dunga, Mauro Silva, el talento de Raí, de Zinho, las salidas por los costados de Cafú y Jorginho, y un gran Taffarel custodiando el arco de la ‘canarinha’, aunaron para que Brasil se convirtiera tetracampeón del mundo.

Llegó Corea-Japón 2002 y la figura del auténtico Ronaldo, más la magia de Ronaldinho, Rivaldo, y no menos  la solidez defensiva entregada por Lucio, Roque Junior, levantaba aires de una nueva conquista brasileña que se enfrentó a Alemania en la final y con dos goles del fenómeno, Brasil sumó su quinto título en copas del mundo.

Hoy la ‘canarinha’ se apresta a conseguir la sexta copa del mundo de la mano de Luis Felipe Scolari. Vienen envalentonados por el triunfo en la final de la Copa de Confederaciones frente a España y de la mano del jugador del Barcelona, Neymar, de una nueva generación de figuras como Oscar, Paulinho, Hulk, Thiago Silva, esperan hacer valer su condición de local y dejar atrás el fantasma del Maracanzo de 1950.

España, selección a vencer en Brasil 2014

20140124_SeleccionEspañaEspaña, la mejor selección del mundo desde su conquista en la Eurocopa 2008 jugada en Viena, Austria, asoma como una de los combinados a vencer en Brasil 2014. Liderada por el técnico español Vicente del Bosque, la Roja busca revalidar el título que consiguió hace cuatro años atrás en Sudáfrica 2010 con una auténtica anotación del jugador del Barcelona, Andrés Iniesta.

España llegaba a los mundiales con ese lastre de selección favorita y no era para menos porque contaba con jugadores excepcionales en todas sus líneas, empero, su ilusión quedaba en el camino y volvían a casa con las manos vacías. En el mundial disputado en Brasil 1950 los españoles lograron el cuarto puesto liderados por el gran Telmo Zarra, considerado para muchos como el mejor delantero español. Fue, hasta Alemania 2006, la mejor clasificación obtenida por la Roja. En participaciones posteriores, España no lograba pasar a instancias decisivas, salvo los cuartos de final en Corea y Japón 2002 en la que perdieron por penalties contra Corea del Sur; así mismo quedaron por fuera en esa misma instancia en Estados Unidos 1994  cuando fue derrotada por la Italia de Roberto Baggio, frustrando el sueño de Hierro, Beriguistain, Caminero, Guardiola, Goikoetxea, Salinas y compañía, de levantar la Copa en tierra americana. Similar destino tuvo la Roja en México 1986 quedando afuera a manos de la sorprendente Bélgica, a pesar de la excepcional actuación de Butragueño cuyos goles no fueron suficientes para llevar al equipo a semifinales.

Pero algo cambió en el cuadro español, cuando, para sorpresa de muchos, se levantó con la Eurocopa en el 2008 y desde entonces, ha escrito de la mano de Luis Aragonés, quien llevó a España a la obtención de la Eurocopa jugada en Viena, y de Vicente del Bosque, el período más exitoso a nivel futbolístico para el país del viejo continente.

Con una magnífica generación de jugadores como Iniesta, Llorente, Diego Costa, Iker Casillas, Xavi, Javi Martínez, Xabi Alonso, Fernando Torres, David Silva, alistaban todo su arsenal para marcar un hito importante en la historia del fútbol español. Se venía Sudáfrica 2010 y la expectativa era demasiada, y más cuando querían demostrar que la Eurocopa obtenida no fue fruto del azar sino la consolidación de un grupo con gran trabajo a nivel físico, táctico y mental. Un medio campo extraordinario, prolijo, inteligente, con Iniesta, Alonso, Busquets, Xavi, Fábregas, desparramando un tiki taka casi que perfecto y que, más allá de no ser tan directo, despierta aplausos por parte de los amantes del buen juego, logró que el mundo del fútbol aclamara, con vehemencia o no, el fiel estilo de juego de la Roja.

En la Eurocopa del 2012 levantaron el trofeo del torneo de selecciones más importante de Europa y se convertía en la primera selección a nivel de Europa en obtener el bicampeonato. Con ese grandísimo palmarés, los de Del Bosque alistan motores para defender, en Brasil 2014, la copa obtenida cuatro años atrás.

Marcos Coll: Recuerdo de su gol olímpico

20131216_marcos_collMarcos “El Olímpico” Coll jugador Colombiano autor del único gol olímpico marcado en la historia de los mundiales de fútbol, nació un 23 de Agosto de 1935 en Barranquilla, Colombia.  Su nombre no pasa desapercibido pues  la proeza conseguida en el Mundial de Chile 1962 ha marcado un hito importante en la historia del fútbol colombiano.

Inició su carrera futbolística en el Sporting de Barranquilla y posteriormente pasa al Independiente Medellín donde tuvo un paso fugaz. No fue sino en el Deportes Tolima donde tomó fuerza su carrera futbolística, sin embargo, la gran gesta conseguida por este barranquillero fue obtenida en Chile 1962. Era la primera participación de Colombia en una Copa del Mundo y jugaban contra la Unión Soviética de Lev Yashin, apodado como la Araña Negra y quien fuera en esa época el mejor portero del mundo. Colombia perdía 4-1 contra la Unión Soviética jugándose 20 minutos del segundo tiempo, pero un tiro de esquina al minuto 23 cobrado por el “Olímpico”  tomó un efecto especial, mágico y se metió  en el arco de Yashin. El gol que supuso el 4-2 parcial hizo delirar a los jugadores y cuerpo  técnico encabezado por el argentino Adolfo Pedernera y fue un envión anímico para el seleccionado cafetero que terminó empatándolo 4-4. Tenía 27 años cuando logró aquella gesta y desde aquella edición mundialista se han jugado 12 mundiales y ningún futbolista ha conseguido marcar un gol olímpico como lo hizo Marcos.

Datos interesantes Mundiales de fútbol

Desde que se disputó el primer mundial de la historia en Uruguay en 1930, situaciones particulares, datos puntuales han quedado en la memoria y/o retina en los aficionados del fútbol. A continuación una recopilación de estadísticas de los Mundiales disputado desde 1930 hasta Sudáfrica 2010.

– Los únicos países en organizar dos veces el Mundial han sido Francia (1938 y 1998), Italia (1934 y 1990), México (1970 y 1986) y Alemania (1974 y 2006 ). Para éste último en 1974 fue celebrado en Alemania Occidental.*

– El único país que ha participado en las 19 ediciones mundialistas desde Uruguay 1938 hasta Sudáfrica 2010 es Brasil.

– Los países con más intervenciones en el mundial son: Brasil (19), Alemania e Italia (17) y Argentina (15).

– De los países anfitriones sólo seis han levantado la Copa del Mundo: Uruguay (1930), Italia (1934), Inglaterra (1966), Alemania (1974), Argentina (1978) y Francia (1998).

– Desde el Mundial de Francia 1998 participan 32 equipos.

– El Mundial donde se marcaron más goles fue en Francia 1998 con un total de 171 goles.

– El Mundial donde menos goles fueron anotados fue en Uruguay 1930 e Italia 1934.

– El Mundial que registró la mayor cantidad de jugadores expulsados fue Alemania 2006 para un total de 28.

– Los únicos Mundiales donde no se han registrado jugadores expulsados son Brasil 1950 y México 1970.

– El único estadio donde se han jugados dos finales de la Copa del Mundo ha sido el Estadio Azteca.

– El Mundial donde se ha registrado la mayor cantidad de penalties fue en Francia 1998 con un total de 17 disparos desde el punto penal.

– El primer gol marcado de penalti por Colombia en un Mundial fue convertido por Zuluaga en Chile 1962.

– El único gol olímpico conseguido en la historia de los mundiales de fútbol lo anotó el colombiano Marcos Coll en partido disputado contra la Unión Soviética en Chile 1962.

El estadio Azteca

20131130_EstadioAzteca“Y cuando era niño y conocí el estadio Azteca, me quedé duro, me aplastó ver al gigante”. La frase hace parte de una canción de Andrés Calamaro llamada Estadio Azteca. Coloso recinto del fútbol mundial, escenario testigo de la consagración de dos jugadores hitos del fútbol mundial, Diego Armando Maradona y Pelé.

Ubicado en la ciudad de México, el  gigante fue diseñado por los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca y su construcción arrancó en el año 1962 y concluyó a mediados de 1966. Mítico, legendario, su presencia se erigió en los terrenos antiguos ejidales de Santa Úrsula y ha sido lugar desde entonces de memorables e imborrables recuerdos, fue testigo asiduo de dos de los grandes jugadores del fútbol mundial: Pelé y Diego Armando Maradona.

Albergó una de las semifinales más dramáticas jamás jugadas en una  Copa del Mundo, fueron Italia y Alemania que ante el asombro de los simpatizantes volcados en el Estado Azteca, presenciaron la gesta italiana que terminó ganándolo 4-3 en tiempo extra! El coloso de México presenció la furia alemana comandada por Gerd Müller y la entereza y calidad de Gianni Rivera; sin embargo, si mucho bombo había con célebre partido, el gigante se rindió ante el inminente quinteto de Pelé, Rivelino, Jairzinho, Tostao y Gerson. Poco pudo hacer Italia ante Brasil en la final, era una máquina los brasileros para jugar al fútbol y aquél equipo se inmortalizó en maravilloso terreno de  juego.

Si el escenario se embelesó con Pelé y compañía en 1970, en 1986 los aficionados del fútbol se deleitaron con Maradona quien llegaba en plena cúspide de su carrera. Aquél Junio 22 de 1986 y ante el asombro y expectación de los aficionados y el mundo entero que volcaban sus ojos para presenciar en cuartos de final el duelo entre Argentina e Inglaterra, fue la magia de Diego Maradona desplegada en dos memorables goles, la llamada Mano de Dios y el famoso gol catalogado el mejor gol de la historia de los mundiales de fútbol, plasmaron una nueva entrada en la historia del Estadio Azteca.

La final fue memorable entre Argentina y la Alemania de Karl-Heinz Rummennige y finalmente la gloria fue para la albiceleste.

Único estadio de fútbol que albergó dos finales de dos mundiales, atesora la magia, el encanto, la fascinación de grandes leyendas del fútbol que se consagraron sobre el pasto del titán de tierras mexicanas.