El estadio Azteca

20131130_EstadioAzteca“Y cuando era niño y conocí el estadio Azteca, me quedé duro, me aplastó ver al gigante”. La frase hace parte de una canción de Andrés Calamaro llamada Estadio Azteca. Coloso recinto del fútbol mundial, escenario testigo de la consagración de dos jugadores hitos del fútbol mundial, Diego Armando Maradona y Pelé.

Ubicado en la ciudad de México, el  gigante fue diseñado por los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca y su construcción arrancó en el año 1962 y concluyó a mediados de 1966. Mítico, legendario, su presencia se erigió en los terrenos antiguos ejidales de Santa Úrsula y ha sido lugar desde entonces de memorables e imborrables recuerdos, fue testigo asiduo de dos de los grandes jugadores del fútbol mundial: Pelé y Diego Armando Maradona.

Albergó una de las semifinales más dramáticas jamás jugadas en una  Copa del Mundo, fueron Italia y Alemania que ante el asombro de los simpatizantes volcados en el Estado Azteca, presenciaron la gesta italiana que terminó ganándolo 4-3 en tiempo extra! El coloso de México presenció la furia alemana comandada por Gerd Müller y la entereza y calidad de Gianni Rivera; sin embargo, si mucho bombo había con célebre partido, el gigante se rindió ante el inminente quinteto de Pelé, Rivelino, Jairzinho, Tostao y Gerson. Poco pudo hacer Italia ante Brasil en la final, era una máquina los brasileros para jugar al fútbol y aquél equipo se inmortalizó en maravilloso terreno de  juego.

Si el escenario se embelesó con Pelé y compañía en 1970, en 1986 los aficionados del fútbol se deleitaron con Maradona quien llegaba en plena cúspide de su carrera. Aquél Junio 22 de 1986 y ante el asombro y expectación de los aficionados y el mundo entero que volcaban sus ojos para presenciar en cuartos de final el duelo entre Argentina e Inglaterra, fue la magia de Diego Maradona desplegada en dos memorables goles, la llamada Mano de Dios y el famoso gol catalogado el mejor gol de la historia de los mundiales de fútbol, plasmaron una nueva entrada en la historia del Estadio Azteca.

La final fue memorable entre Argentina y la Alemania de Karl-Heinz Rummennige y finalmente la gloria fue para la albiceleste.

Único estadio de fútbol que albergó dos finales de dos mundiales, atesora la magia, el encanto, la fascinación de grandes leyendas del fútbol que se consagraron sobre el pasto del titán de tierras mexicanas.

Anuncios

Gloria del fútbol alemán: Karl-Heinz Rummenigge

20131128_KarlHeinzRummenigge

Karl-Heinz Rummenigge uno de los grandes goleadores que ha dado el fútbol mundial, nació el 25 de Septiembre de 1955 en Lippstadt, Alemania.  Jugó en el Bayer Munich desde la temporada 1974-1975 hasta 19883-1984 y fue en el club bávaro donde  consiguió los triunfos y momentos más importantes de su carrera. Con el cuadro muniqués ganó dos veces el Balón de Oro en  1980 y 1981, formando así el trío de jugadores junto a Franz Beckenbauer y Gerd Müller poseedores de tal mención militando en el Bayern. Luego de jugar 10 temporadas en el elenco bávaro donde obtuvo dos Bundesligas, dos Copas de Alemania, dos campeonatos de Europa y una intercontinental, pasó por el Inter de Milán club al que estuvo vinculado desde la temporada 1984-1985 hasta la 1986-1987 y anotó 24 goles.  Luego pasó por el Servette de Ginebra hasta 1989.

Con la selección germana  jugó tres Mundiales de Fútbol. Su primera participación se remite a Argentina 78. Para el primer encuentro disputado contra Polonia, Karl partió como suplente; el siguiente partido contra México, el delanteró marcó dos anotaciones y contra Túnez, estuvo en el onceno inicialista portando la casaca 11 sobre su espalda.  Alemania se clasificó a la segunda ronda y en los tres partidos jugados en esa fase, Karl-Heinz fue titular y anotó, esa vez, ante Austria pero la Mannschaft terminó perdiendo ante los austriacos y supuso la despedida de Alemania de aquél controvertido mundial.

Para el siguiente mundial disputado en España en 1982, Karl-Heinz Rummenigge y Alemania vuelven al ruedo. En la primera fase Rummenigge  marcó  cuatro goles, uno frente  a Argelia y tres ante Chile. Clasificados a la siguiente ronda, Alemania logra llegar a la fase final y Karl anotó en dramático partido ante Francia que se fue al alargue y definió desde el punto penal a favor de los alemanes. En la final enfrentaron a Italia que terminó siendo campeona del mundo.  Rummenigge terminó con cinco goles en su haber, uno menos que el goleador Paolo Rossi.

Su último mundial fue en México 1986 y fue subcampeón del mundo al igual que en España 82. Sólo anotó en el partido que enfrentó a Argentina en la final y fueron los albicelestes que levantaron la copa del mundo. Aunque  no logró coronarse campeón del mundo con Alemania, Karl-Heinz Rummenigge  es de los grandes jugadores que ha dado el fútbol, impecable en su remate, con una velocidad arrolladora y movimientos para buscar espacios, dejó su semilla no sólo en el futbol alemán sino en el fútbol mundial.

Hoy día es el director general del Bayer Munich y como dirigente ha conseguido satisfacciones con el club con el que tuvo los mejores momentos en su carrera.