¿Por qué nos apersonamos del conflito ajeno?

Balon-signo-interrogacion

Tan fácil como preguntar: ¿quién es el mejor jugador de la actualidad, Cristiano Ronaldo o Messi?. La respuesta realmente nos dirime y abre un camino de conflictos que incluso, podrían llegar a transgredir nuestra integridad física. Pero, ¿Por qué  hacemos propio algo que ni siquiera tiene que ver con nosotros y peor aún, pareciera ser que aveces nos creemos dueños de la verdad absoluta cual religión profesada por creyentes legalistas? Sé que muchos de nosotros disfrutamos de este maravilloso deporte que es el fútbol, entiendo que algunos hemos llorado (al menos yo lo admito), que hemos echado un sutil madrazo cuando el libreto en la cancha no sale como esperamos que funcione, y hasta algunos otros prefieren bajarle el volumen a la televisión para no escuchar al narrador que muestra su parcialidad sobre el equipo contrario, o ensalza la figura de algún jugador a quien no queremos ni oír ver en pintura.

Desde hace mucho tiempo se ha planteado la pólemica sobre quién es el mejor jugador del mundo, inclusive, de todos los tiempos. No estoy acá para entrar en el conflicto ajeno, es más, me causa un poco de tristeza los insultos que he leído y escuchado en foros, páginas informativas y/o conversaciones casuales donde muchas personas se salen de casillas cuando opinan que CR7 es mejor que Messi y/o viceversa. Algunos aducen que Maradona es el mejor de todos los tiempos, otros indican que como Pelé no habrá ninguno, o que jamás se verá en un terreno de juego la calidad desparramada por Di Stéfano y así existen razones de “peso” que hacen al uno mejor que el otro. Yo me pregunto: ¿Por qué no disfrutar de la magia que nos regalan esos jugadores que son diferente en la cancha? ¿Por qué no contemplar la verticalidad del juego propuesto por los jugadores a quienes admiramos? ¿Por qué no divertirnos con una gambeta, un regate, un quite de balón? ¿Por qué no deleitarnos con el talento inusual de esos monstruos del balón? Este mundo está muy loco para realmente empoderarnos del conflicto ajeno, señores y señoras, la invitación es que seamos sensatos, no confundamos pasión con pasión desmedida, no confundamos aliento con palabras salidas de tono; no confundamos sentimientos con insensibilidad. El fútbol debería unirnos siempre en el respeto independientemente de nuestra diferencia de pensamientos, así que partiendo de lo anterior, hagamos de esto una fiesta en total paz y gocemos del espectáculo que se presenta ante nuestros ojos.

Anuncios

Las palabras no son suficientes

Tal vez no encuentre las palabras correctas, concisas para definir qué es el fútbol. Si, es una pasión extravagante, es el deporte capaz de congregar multitudes y conjugar los sentimientos in extremis que como seres humanos podamos experimentar. Una cancha, un estadio, las tribunas, los cantos, las banderas, el ambiente, el olor a fútbol que emana de cada piel se encandilan para ver a 22 jugadores dejarse la piel, el alma y conseguir un triunfo que desate la inconclusa magnificencia de palpar la gloria en la tierra. Pero así como se manifiesta el sentimiento que nos arranca una sonrisa e incluso lágrimas de dicha, también se profundiza un kamikaze que podría conducirnos en un muladar de sentimientos agónicos hasta que el trago amargo por la derrota sea exorcisado por una nueva oportunidad, una revancha y un nuevo comienzo. Para muchos seamos canallas peléandole a la vida por un deporte que no se muestra agradecido, o carezcamos de nivel de conciencia para pensar que ni Salvador Dalí, ni Leonardo Da Vinci, ni Wassily Kandisky podrían retratar el más vívido despertar de conciencia futbolera; sin embargo amigo mío, tu, que me estás leyendo a través de este blog, permíteme decirte que no se requiere un nivel mínimo de sabiduría para siquiera comprender que esto no se vive en la mente sino en el corazón y es ahí donde las palabras nunca serían suficientes para sentir sin saber lo que nadie más comprendería. Qué viva el fútbol!

Jean Pierre Papin ídolo de Marsella

20131125_JeanpierrePapin

Jean Pierre Papin, ídolo del Olympique de Marsella club en el que ganó el respeto de la hinchada del equipo con el que obtuvo grandes y gratos recuerdos, jugó seis temporadas en el club galo antes de ser transferido al Milan de Italia.

Papin nació el 5 de Octubre de 1963. Se inició en Jeumont a la edad de seis años y fue hasta 1986 que ingresa a las filas del Olympique de Marsella donde estuvo seis temporadas y logró en cuatro temporadas consecutivas, desde 1989 hasta 1992, llevar al Olympique a ganar cuatro ligas después de 17 años de sequía, así los hinchas y el Stade Vélodrome volvían a sonreír.

Impredecible en sus anotaciones, Papin logró adjudicarse el Balón de Oro en 1991 y se convirtió, después de Platiní, en el segundo jugador galo en obtener tal distinción. En ese año su equipo disputó la final de la Champions League y cayó derrotado ante el Estrella Roja en un memorable partido definido desde el punto penal. Paradójicamente en la temporada 1992-1993 cuando estaba en el Milan de Marco Van Basten y Franco Baresi, enfrentó justamente al Olympique y los rossonero fueron vencidos por el ex-equipo de Jean Pierre. En 1994, se coronó campeón de Europa con el cuadro lombardo que venció al Barcelona en Atenas.

Jean Pierre sólo Jugó el Mundial del 86 celebrado en México. Allí, en el partido que enfrentó a Francia con Canadá, Papin anotó el gol que le dio el triunfo a Les Blues. En ese torneo se codeó con uno de los jugadores más representativos del fútbol galo: Michel Platiní.

Retirado de la actividad del fútbol en 1999 cuando más de 50.000 hinchas se volcaron para despedirle y rendirle tributo a quien fuera uno de sus más grandes ídolos, Papin se mantiene en la memoria de los seguidores del fútbol quienes recuerdan sus goles y su sello dejado en las canchas francesas y en el mundo.

A ritmo de tango Argentina en Brasil 2014

20131119_banderaArgentina

Argentina, selección favorita para levantar la copa del mundo, se asoma como uno de los rivales más fuerte en la edición a jugarse en Brasil 2014. Cuentan con el mejor jugador del mundo Lionel Messi y uno de los tridentes ofensivos más poderosos capaces de desequilibrar la defensa mejor armada, sin embargo, la defensa se presenta aparentemente como el talón de Aquiles para el cuadro dirigido por  Alejandro Sabella. Casi cómodo en la eliminatoria, el  seleccionado albiceleste  logró sumar 32 puntos que lo situó en el primer lugar con 35 goles a favor y 15 en contra.  Durante la eliminatoria desplegó un fútbol netamente ofensivo goleando a  Chile 4 – 1 en su primer encuentro a pesar de haber trastabillado en la segunda fecha al perder a domicilio con Venezuela y aún cuando el equipo presentó una pobre imagen ante su similar de Bolivia que le arrancó un empate en el Monumental de Núñez. En la siguiente fecha y de visitante le ganó a una frágil Colombia en el Metropolitano de Barranquilla por 2-1. De ahí en adelante el equipo se envalentonaría para sacar triunfos ante Ecuador y Paraguay y en su visita a Lima arrancaron un punto a los peruanos y se encarrilaría nuevamente con sendas victorias ante Uruguay como local y Chile como visitante. Posteriormente un triunfo contra Venezuela lo acercaban un poco más a la cita mundialista, sin embargo, un traspié ante Bolivia en La Paz donde sumó un pálido empate con actuación destacada de Di María, levantó los aires de un equipo irregular en la eliminatoria que empataría a cero goles con Colombia en casa y luego con Ecuador de visitante. En esos tres partidos la albiceleste sólo había conseguido tres puntos de nueve posibles por lo que las críticas a Sabella empezaron a acentuarse porque el equipo no conseguía, paradójicamente, variables ofensivas para sellar un triunfo. En las últimas tres fechas consiguió dos importantísimos triunfos ante Paraguay  y Perú y en la última fecha fue derrotado por Uruguay pero ya se encontraba clasificado al Mundial. Argentina lo tiene todo para llevarse su tercer mundial, título que consiguió en Argentina 80 y México 86 con un Maradona que rozó el cielo por su magia y talento. Hoy, bajo la batuta de Messi  en la cancha quieren consagrarse como campeones del mundo.

20131119_celebracionMessi

Clasificados al mundial: Colombia

ImagenLa selección Colombia vuelve a jugar una nueva edición del evento futbolístico más grande a nivel de selecciones en todo el mundo: La copa del mundo, edición que tomará lugar en Brasil. Luego de haber participado en su último mundial en Francia 1998, el combinado cafetero quería ponerle fin a su ausencia en el torneo mundial y lo logró y de qué manera. En un comienzo interesante al derrotar a domicilio a su similar de Bolivia 1-2, se presumía que en el siguiente partido contra Venezuela se obtendrían los tres puntos, sin embargo, sólo logró un empate en casa y posteriormente la derrota ante Argentina por 2-1 supuso el fin de Leonel Alvarez como Director técnico del cuadro cafetero. Bajo ese panorama de angustia y un tanto desolador llegó Jose Néstor Pekerman y asumió la conducción técnica del combinado nacional y fue a partir de ahí que Colombia obtuvo identidad tanto ofensiva como defensiva, un sistema de juego fortalecido en sus líneas y una solidez defensiva bárbara para ubicarse como la selección que menos goles recibió en las eliminatorias sudamericanas.  Bajo las órdenes del profesor Pekerman, logró un modesto pero importantísimo triunfo como visitante ante Perú, pero una derrota ante Ecuador en Quito levantó nuevamente las dudas que se habían generado cuando el equipo estaba bajo el mando de Leonel Alvarez. A partir de la séptima fecha cuando el equipo recibió a Uruguay, se vio una cara distinta la de Colombia, netamente ofensiva y un juego que era llevado magistralmente por el talentoso James Rodríguez y de esa manera logró vencer a Uruguay 4-0. Posteriormente se impuso en Santiago a Chile por 3-1 y ratificó ese gran momento al vencer en Barranquilla a Paraguay. Lucía indomable, impenetrable y  rápidamente los fantasmas de una posible ausencia de Brasil 2014 lograron desaparecer cuando vencieron nuevamente en curramba a una débil Bolivia 5-0, pero el equipo sufrió un traspié en su visita a Venezuela y logró en la fecha 13 un empate a cero goles contra la Argentina.

El 11 de Junio de 2013 le ganó 2-0 a los peruanos y en la siguiente fecha derrotó a Ecuador por la mínima diferencia. Hasta ahí y desde que el director técnico argentino tomó las riendas de los cafeteros el equipo no había encajado goles como local en Barranquilla. La selección lograba un avance importante por el cupo a Brasil 2014 y en la antepenúltima fecha enfrentó a Uruguay en Montevideo. Un juego casi rácano, ausente de creatividad en el medio campo y con la premisa de asegurar un empate por fuera, Uruguay sacó la conocida garra charrúa y derrotó a Colombia 2-0, aún así el equipo dependía de si mismo para lograr su clasificación a Brasil y no fue sino en un vibrante juego con Chile en el que perdía 0-3  en Barranquilla al terminar el primer tiempo, donde lo dio vuelta para sacar un valiosísimo empate que le sirvió para estar con pie y medio dentro del mundial.

Imagen

En la última fecha venció como visitante a Paraguay y los dirigidos por Jose Pekerman celebraron su vuelta a la cita mundialista. Colombia tiene carácter, juego tanto ofensivo como defensivo, rotación de líneas, un sistema de juego definido por el trabajo hecho por el cuerpo técnico. Hoy Colombia está llamada a ser una de las grandes sorpresas de Brasil 2014 con jugadores consolidados a nivel internacional como James Rodríguez, Falcao, David Ospina, Carlos Bacca, Pablo Armero, Camio Zúñiga y la experiencia detrás de Pekerman quien supo cambiar la cara del cuadro nacional.

Bienvenid@s

Así es, bienvenid@s a este espacio que visualicé hace algún tiempo. Noticias, artículos, información de jugadores, equipos, fútbol femenino y masculino. Vivo y me apasiona el fútbol, gambetée y encontré este lugar para plasmar aquello que las musas inspiradoras del balón permitan compartirles. La pasión más vívida plasmada a través de la red, no hay dos sin tres como dice una canción, no hay fútbol sin delirio, arrebato, frenesí, no hay rugido más hermoso que el unísno grito de gol en una cancha de fútbol, no hay mayor ilusión y expectativa que congregarse en una cancha y ver a todos los hinchas alentando más allá del resultado, porque del mismo depende la ilusión o desilusión, la dicha o la tristeza, la euforia o el descontento, el júbilo o pena, porque el fútbol es capaz de generar los sentimientos y sensaciones más extremas que como amantes del deporte más hermoso del mundo podemos experimentar.

Adelante!

20131108_Imagen_11