Datos interesantes Mundiales de fútbol

Desde que se disputó el primer mundial de la historia en Uruguay en 1930, situaciones particulares, datos puntuales han quedado en la memoria y/o retina en los aficionados del fútbol. A continuación una recopilación de estadísticas de los Mundiales disputado desde 1930 hasta Sudáfrica 2010.

– Los únicos países en organizar dos veces el Mundial han sido Francia (1938 y 1998), Italia (1934 y 1990), México (1970 y 1986) y Alemania (1974 y 2006 ). Para éste último en 1974 fue celebrado en Alemania Occidental.*

– El único país que ha participado en las 19 ediciones mundialistas desde Uruguay 1938 hasta Sudáfrica 2010 es Brasil.

– Los países con más intervenciones en el mundial son: Brasil (19), Alemania e Italia (17) y Argentina (15).

– De los países anfitriones sólo seis han levantado la Copa del Mundo: Uruguay (1930), Italia (1934), Inglaterra (1966), Alemania (1974), Argentina (1978) y Francia (1998).

– Desde el Mundial de Francia 1998 participan 32 equipos.

– El Mundial donde se marcaron más goles fue en Francia 1998 con un total de 171 goles.

– El Mundial donde menos goles fueron anotados fue en Uruguay 1930 e Italia 1934.

– El Mundial que registró la mayor cantidad de jugadores expulsados fue Alemania 2006 para un total de 28.

– Los únicos Mundiales donde no se han registrado jugadores expulsados son Brasil 1950 y México 1970.

– El único estadio donde se han jugados dos finales de la Copa del Mundo ha sido el Estadio Azteca.

– El Mundial donde se ha registrado la mayor cantidad de penalties fue en Francia 1998 con un total de 17 disparos desde el punto penal.

– El primer gol marcado de penalti por Colombia en un Mundial fue convertido por Zuluaga en Chile 1962.

– El único gol olímpico conseguido en la historia de los mundiales de fútbol lo anotó el colombiano Marcos Coll en partido disputado contra la Unión Soviética en Chile 1962.

Anuncios

El estadio Azteca

20131130_EstadioAzteca“Y cuando era niño y conocí el estadio Azteca, me quedé duro, me aplastó ver al gigante”. La frase hace parte de una canción de Andrés Calamaro llamada Estadio Azteca. Coloso recinto del fútbol mundial, escenario testigo de la consagración de dos jugadores hitos del fútbol mundial, Diego Armando Maradona y Pelé.

Ubicado en la ciudad de México, el  gigante fue diseñado por los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca y su construcción arrancó en el año 1962 y concluyó a mediados de 1966. Mítico, legendario, su presencia se erigió en los terrenos antiguos ejidales de Santa Úrsula y ha sido lugar desde entonces de memorables e imborrables recuerdos, fue testigo asiduo de dos de los grandes jugadores del fútbol mundial: Pelé y Diego Armando Maradona.

Albergó una de las semifinales más dramáticas jamás jugadas en una  Copa del Mundo, fueron Italia y Alemania que ante el asombro de los simpatizantes volcados en el Estado Azteca, presenciaron la gesta italiana que terminó ganándolo 4-3 en tiempo extra! El coloso de México presenció la furia alemana comandada por Gerd Müller y la entereza y calidad de Gianni Rivera; sin embargo, si mucho bombo había con célebre partido, el gigante se rindió ante el inminente quinteto de Pelé, Rivelino, Jairzinho, Tostao y Gerson. Poco pudo hacer Italia ante Brasil en la final, era una máquina los brasileros para jugar al fútbol y aquél equipo se inmortalizó en maravilloso terreno de  juego.

Si el escenario se embelesó con Pelé y compañía en 1970, en 1986 los aficionados del fútbol se deleitaron con Maradona quien llegaba en plena cúspide de su carrera. Aquél Junio 22 de 1986 y ante el asombro y expectación de los aficionados y el mundo entero que volcaban sus ojos para presenciar en cuartos de final el duelo entre Argentina e Inglaterra, fue la magia de Diego Maradona desplegada en dos memorables goles, la llamada Mano de Dios y el famoso gol catalogado el mejor gol de la historia de los mundiales de fútbol, plasmaron una nueva entrada en la historia del Estadio Azteca.

La final fue memorable entre Argentina y la Alemania de Karl-Heinz Rummennige y finalmente la gloria fue para la albiceleste.

Único estadio de fútbol que albergó dos finales de dos mundiales, atesora la magia, el encanto, la fascinación de grandes leyendas del fútbol que se consagraron sobre el pasto del titán de tierras mexicanas.