Sobre el Balón de Oro

La tendencia a la hora de entregar premios como el Balón de Oro o el Jugador del Año, ha sido y las ediciones anteriores lo demuestran (remitiéndonos únicamente  a los últimos 15 años y a excepción de Cannavaro), irse por aquellos futbolistas de mitad de cancha hacia arriba. Es casi imposible en nuestra época,  decantarse por aquellos jugadores de mitad de cancha hacia atrás. Por qué Paolo Maldini nunca ganó un Balón de Oro? Por qué Claude Makelele nunca ganó el premio al Jugador del Año?, Por qué Franco Baresi, aquél jugador insignia del Milán, defensa fuerte para cortar el juego de sus rivales, nunca obtuvo el Balón de Oro o el reconocimiento al mejor Jugador del Año? Es justo que se mire únicamente el lado ofensivo y se deje por fuera el defensivo, cuando, en la mayoría de veces, un equipo se arma desde atrás y son esos líberos, volantes recuperadores, carrileros, el mismo arquero inclusive, quienes entregan el balón a los que mejor dominio de la esférica tienen y no se perciba que las jugadas de peligro o las ocasiones de gol concretadas por los delanteros u otros jugadores no ofensivos nacen en su mayoría desde atrás?  Cuando los defensas, por ejemplo, imponen un sistema poderoso de marca, ya sea en zona, individual o mixto que no le permite al equipo contrario acceder, acaso eso no merece un reconocimiento como el que tienen aquellos jugadores que con gambetas, regates, tacos, quiebres de cinturas, pinturas técnicas de otro planeta son capaces de levantar el ole de la tribuna?  No estoy en contra de aquellos jugadores ofensivos que tienen un juego exquisito, como Messi, Agüero, Cristiano Ronaldo, Andrea Pirlo, Xavi, Iniesta, Xabi Alonso, Ribéry, Ibrahimovic, entre otros que hace que el fútbol sea vistoso, elegante, pero mi posición es que, la exquisitez, la faena, el juego fantástico también se produce por un quite de pelota limpio, la contundencia para equilibrar el partido desde atrás,  la elegancia para cortar un contraataque con aroma a gol, por una entrada por el suelo o de cuerpo que termina el balón en los pies del defensa o  volante que tuvo la inteligencia de de ir un paso por delante de su rival e intuir el siguiente movimiento o jugada y terminar con la posesión de la esférica. El fútbol no es netamente ofensivo ni defensivo. Debe haber un equilibrio en todos los sectores del campo tanto en defensa, como en mitad de cancha y en la delantera. Los de atrás también juegan al fútbol y aunque, “no hagan una de más”, el esfuerzo que hacen de no dar por perdida una pelota, de quebrar un esquema contrario, de marcar inteligentemente sobre el terreno de juego y que no les facilitan al rival encontrar los espacios, también destaca en actuaciones memorables. Se podría reconsiderar la entrega del Balón de Oro? Se podría premiar por posición? Se podría premiar por línea? Ahí veremos…

Anuncios