¿Por qué nos apersonamos del conflito ajeno?

Balon-signo-interrogacion

Tan fácil como preguntar: ¿quién es el mejor jugador de la actualidad, Cristiano Ronaldo o Messi?. La respuesta realmente nos dirime y abre un camino de conflictos que incluso, podrían llegar a transgredir nuestra integridad física. Pero, ¿Por qué  hacemos propio algo que ni siquiera tiene que ver con nosotros y peor aún, pareciera ser que aveces nos creemos dueños de la verdad absoluta cual religión profesada por creyentes legalistas? Sé que muchos de nosotros disfrutamos de este maravilloso deporte que es el fútbol, entiendo que algunos hemos llorado (al menos yo lo admito), que hemos echado un sutil madrazo cuando el libreto en la cancha no sale como esperamos que funcione, y hasta algunos otros prefieren bajarle el volumen a la televisión para no escuchar al narrador que muestra su parcialidad sobre el equipo contrario, o ensalza la figura de algún jugador a quien no queremos ni oír ver en pintura.

Desde hace mucho tiempo se ha planteado la pólemica sobre quién es el mejor jugador del mundo, inclusive, de todos los tiempos. No estoy acá para entrar en el conflicto ajeno, es más, me causa un poco de tristeza los insultos que he leído y escuchado en foros, páginas informativas y/o conversaciones casuales donde muchas personas se salen de casillas cuando opinan que CR7 es mejor que Messi y/o viceversa. Algunos aducen que Maradona es el mejor de todos los tiempos, otros indican que como Pelé no habrá ninguno, o que jamás se verá en un terreno de juego la calidad desparramada por Di Stéfano y así existen razones de “peso” que hacen al uno mejor que el otro. Yo me pregunto: ¿Por qué no disfrutar de la magia que nos regalan esos jugadores que son diferente en la cancha? ¿Por qué no contemplar la verticalidad del juego propuesto por los jugadores a quienes admiramos? ¿Por qué no divertirnos con una gambeta, un regate, un quite de balón? ¿Por qué no deleitarnos con el talento inusual de esos monstruos del balón? Este mundo está muy loco para realmente empoderarnos del conflicto ajeno, señores y señoras, la invitación es que seamos sensatos, no confundamos pasión con pasión desmedida, no confundamos aliento con palabras salidas de tono; no confundamos sentimientos con insensibilidad. El fútbol debería unirnos siempre en el respeto independientemente de nuestra diferencia de pensamientos, así que partiendo de lo anterior, hagamos de esto una fiesta en total paz y gocemos del espectáculo que se presenta ante nuestros ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s